[Reseña] Run All Night: La Vieja Guardia no descansa

“Los Héroes de las películas de acción a secas se parecen cada vez más a superhéroes.”

@GonzaSolanot

Twitter

Hay un revival se ve, y los viejos héroes duros e indisciplinados están copando otra vez la pantalla.

En los 70´s, Death Wish de Michael Winner, protagonizada por Charles Bronson, dio nacimiento a lo que casi podría llamarse género de Justicieros, esos vigilantes de barrios en peligro que eran lo suficientemente duros para enfrentar el caos, una idea que cultivó mucho la américa del norte en sus conservadores años de Regan.  Con el tiempo y los cambios, se los doto de una sensibilidad nueva; comenzaron a tener remordimientos, dudas.

Y entonces los vimos sangrar. A finales de los ochentas, con Die Hard del genial John Mctiernan y protagonizada por Bruce Willis, nos encontramos con el duro que no dejaba de ser un hombre que vacilaba sobre sus acciones y que sangrando, en un último esfuerzo, concluía su misión. No mataban a menos que lo exigiera la situación ya irreversible. Esos duros sensibles fueron el siguiente paso de tantos que dio el cine de personajes de acción. Y poco a poco se los fue dotando de la fuerza y la velocidad de armas mortales, un poco el juego que hacía el cine oriental con cintas como The Killer de John Woo (Dip huet seung hung) con Yun-Fat Chow en 1989. El héroe callejero se acercaba peligrosamente a un superhombre, capaz de sobrevivir mil adversidades y aun así ganar la contienda. Volvía el tipo duro, pero esta vez con la velocidad y la preparación de un Marine de fuerzas especiales o a modo de agente secreto como  en la saga The Bourne Ultimatum de Paul Greengrass.

e0039835_2015692

De alguna manera, a partir de cintas como Taken de Pierre Morel en 2008, se volvió a aquella vieja canción del solitario y duro varón que surcaba la vida como obligado por las circunstancias y que era forzado a luchar y al hacerlo el mundo se teñía de rojo. Con él se aunó ese otro tipo que tiene el entrenamiento y la inteligencia capaz de eliminar ya no solo un criminal de las calles, sino que a toda una organización delictiva. Luc Besson dio lo mejor de sí con Leon, protagonizada por Jean Reno en los 90´s o Transporter en los comienzos del 2000, esta última dirigida por Louis Leterrier.

Pero en fin, ahí está ese viejo guerrero, a veces demasiado duro para sostener una relación, dolido y ahogado en el alcohol, que no es más que un arma fría e infalible, dormida y a la espera de la aventura.

Run All Night Movie (1)

Run All Night (2015)

El viejo asesino está en franca caída, no es más que la sombra de una leyenda. En la periferia del mundo que una vez lo tuvo como el asesino frio y certero, se alcoholiza y pide prestado como un homeless para reparar la calefacción. Se manejan con una condescendencia hacia él que roza el chiste. Sin una familia, el derrotado mira desde lejos a su hijo Mike (Joel Kinnanan, Robocop – 2014), porque Jimmy Conlon (Liam Neeson) tiene uno al que no ha podido acercarse en años. Demasiada mugre y sangre lo cubre como para tener el derecho de mirarlo a los ojos o conocer a sus nietas. Como un súcubo en la oscuridad, es espectador más no protagonista, ni siquiera de su propia vida. Su amigo Shawn Maguire (Ed Harris, como siempre impecable), una especie de hermano de armas y amigo desde la infancia, lo cobija como un padre a su descarriado hijo, que también lo tiene, y como todo hijo de estas sagas, es un imbécil que intenta demostrar que lo puede todo. Danny el hijo de Shawn (Boyd Holbrook – Gone Girl – 2014) trae un negocio que el viejo gánster no tolera y envuelto en ese peligroso juego involucra a Mike y entonces todo se desmadra.

RUN ALL NIGHT

Es una película en donde la acción predomina sobre cualquier otra situación. Narrada con fuerza y velocidad nos involucra en un raid de una noche. Una noche en que el acabado Jimmy será nuevamente el asesino despiadado en busca de redención, que enfrentará la muerte para proteger lo poco de humanidad que le queda en la figura de su hijo y la familia de este. Recorremos New York con ellos como con el detective Harding (Vincent D´Onofrio – The Judge – 2014) un viejo sabueso a la caza del asesino que una vez se le escapó y que ahora ve su gran oportunidad de terminar ese trabajo inconcluso.

Run-All-Night-38

Sí, tal vez tenga los remañidos tópicos que estas pelis cultivan, esos héroes indestructibles que poco reales parecen. Reciben tantos golpes como tantas veces los devuelven. Ademas de demasiados travelings (llegan a ser cansino el ir y venir sobre la noche y las calles que hasta da una falsa idea del hombre sobrevolandola), aunque el tratamiento de la imagen es impecable.

Hay algo que si debemos tener en cuenta, es una cinta para disfrutar un rato, como esos viejos westerns en donde ambos contrincantes medían sus fuerzas antes del enfrentamiento final. No te aburre, y no te da tiempo de hacerlo, porque una vez planteado el escenario se dedican a destruirlo. Se agradece que no peque de falsa modestia, no vende un drama de armas. Es solo un viejo y borracho asesino que al fin tiene la oportunidad de reivindicarse, así la vida se vaya en ello. Y vieran lo difícil que se hace quitársela.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s