El Héroe moderno I

A lo largo de la historia del cine hemos visto las diferentes versiones que los hombres poseen sobre el honor, la virtud y la búsqueda del fin supremo. Desde los cuentos de caballería del mítico Rey Arturo o el Cantar de Nibelungos, exploramos sedientos, el límite de los valores. Aquel que es capaz de dar la vida por el otro, interponerse como escudo vivo entre el débil y el tirano.

En la era moderna esos paladines, fueron adoptados como ideales que surgen de lo más abyecto para situarse en la cima, allí donde los hombres comunes solo soñamos con poseer.

“Genroku Chûshingura” en 1941, dirigido por Kenji Mizoguchi, narraba para el público japonés (en medio de la segunda guerra) como 47 hombres daban su vida por el honor perdido de su señor. Aun a sabiendas de que con esa acción solo encontrarían su propia perdición. La venganza de los 47 Samurais, se llevó a cabo y con ello trajo a la era moderna, ese ideal perdido.

9w3B4u6Ubwd3FonVMVyzgaiZwuZ

Genroku Chûshingura (1941)

Akira Kurosawa, en 1954, estrena “Shichinin no samurái” o como la conocimos Los 7 Samurais, donde un pueblo constantemente vejado, busca la ayuda en estos guerreros a cambio de solo un plato de comida al día. Toshirô Mifune protagonizo este film, que colmo el corazón partido de una nación que salía del terror más siniestro vivido por pueblo alguno. Con las bombas atómicas estallando en las ciudades japonesas, trayendo a sus hogares el horror de un apocalipsis que solo podemos intuir, él les daba esperanzas con la idea de que habría esos guerreros entre ellos, listos para enfrentar la destrucción aun a costa de sus propias vidas, para salvar a los desvalidos.

7_samurai1

Shichinin no samurái (1954)

John Sturges en 1960, toma esta idea y pergeña su propia versión, occidentaliza aquella búsqueda del paladín nipón, dotando a los héroes de una humanidad nueva y moderna. Yul Brynner, Steve McQueen, Charles Bronson en “The Magnificent Seven” o Los 7 Magníficos, eran hombre sucios, callados y temibles pero eso no los privaba de poseer el corazón de un héroe.

magseven-e1314596581742

The Magnificent Seven (1960)

De ahí surgen, de la mugre y la oscuridad, aquellos que superaron las pruebas y alcanzaron la pureza. El camino del guerrero está lleno de recovecos y fosos, de sombras y completa oscuridad. Cuando George Lucas narra la odisea de Luke Skywalker, está readaptando lo que durante generaciones los hombres hemos buscado y escrito, cantado y dicho.

Joseph Campbell dijo; “… El héroe inicia su aventura desde el mundo de todos los días hacia una región de prodigios sobrenaturales, se enfrenta con fuerzas fabulosas y gana una victoria decisiva; el héroe regresa de su misteriosa aventura con la fuerza de otorgar dones a sus hermanos.”

El joven Padawan aprehende sus poderes a través de pruebas que lo llevan director a enfrentarse a su creador, a su padre y al vencerlo en “Star Wars: Episode VI – Return of the Jedi”, quita la última sombra que oscurece su porvenir, al perdonarlo a Darth Vader, cumple con el ritual de posicionarse por sobre la imperfección humana, no deja que la sed de venganza o la arrogancia derrumbe su alto sitial de héroe. En la saga Star Wars a partir de 1977, dejó esa impronta en las generaciones de nuestros padres.

Luke-trial

Star Wars: Episode V – The Empire Strikes Back (1980)

En 1981 asistimos de la mano de John Boorman, a la saga de Arthur, ese rey que de la oscuridad se levanta y muestra a los hombres el camino a seguir para el ideal de vida y virtud. Pero abre esa faceta, que es la caída y desaparición tras haber alcanzado la sima. Aborda a los personajes desde el lugar más humano, aquello que el héroe no podrá vencer jamás. La mortalidad y la frustración que ella trae consigo. Una que se revela como orgullo y vanidad. La caída del ángel, es ese último paso que dan los campeones para así transformarse en leyendas. Excalibur protagonizada por Nigel Terry y una joven y lasciva Helen Mirren nos hablan sobre añejo cuento de la juventud, la madures y la ancianidad de las ambiciones y codicias. Porque en definitiva el héroe debe romper con el ultimo eslabón de la cadena que lo ata a la humanidad, el deseo.

Excalibur19819_zps629ad0c8

Excalibur (1981)

De ahí solo resta descender…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s