[Reseña] All Star Superman

Grant Morrison es un maestro. Pero también es un fabulador, un gran contador de historias, un Dios, un discípulo (renegado) de otro Dios: Alan Moore, un drogadicto (reconocido por el mismo), un místico. En definitiva un renovador.

Y sí lo acompaña uno de los mejores dibujantes de la actualidad: Frank Quitely (otro escoces que venía de brillar en New X-men también con el mismo Morrison, pero también la rompió en Flex Mentallo, The Invisibles, Justice League Earth 2 y Batman: The Scottish Connection mucho mejor. Los dos sin muchas ataduras (la bendita continuidad, los diferentes editores de DC, el canon que cambia cada tantos años) llevaron a Clark Kent y su universo a nuevos límites.

20

En esta miniserie de 12 números editados por DC Comics entre 2005 y 2008 se apropian del mito de Superman y lo llevan a lugares nuevos aunque extrañamente familiares. Lo elevan a una estatura de Mito Eterno. Una Obra Maestra.

Tomando todos los elementos que poblaron los comics durante décadas: el Clark Kent torpe en extremo pero siempre con la última primicia; el Superman científico infinitamente curioso e incansable recorriendo el universo en busca de nuevas maravillas; el Lex Luthor malvado por celos de un alien que viene a mostrarnos que somos inferiores, con planes para matar a Superman pero como toda motivación de su vida; un Jimmy Olsen buenazo siempre metiéndose en algún problema nuevo; una Lois Lane aguerrida pero amando a Superman hasta el fin; la Fortaleza de la Soledad en una versión fascinante, con cientos de detalles para el deleite del cebado; el gran Bizarro y su contraparte Zibarro; los distintos Supermanes del futuro y mil cosas más logran una historia refrescantemente nueva. Que se siente respetuosa de la vasta historia pero a la vez se atreve a crear algo distinto de todo la anterior. Que está lleno de ideas locas y nuevas concepciones de viejos conceptos y personajes.

00b

Superman debe rescatar a Leo Quintum que está explorando el Sol pero Lex Luthor sabotea remotamente la operación. Entonces Superman sufre una sobrecarga solar en la células de su cuerpo, elevando sus poderes a nuevos niveles y creando otros en el camino. Pero nada es gratis y Superman morirá en un año. Entonces se embarca en sus últimos días con nuevos bríos. Revela su otra identidad a Lois (¡que no le cree), le da sus poderes a la misma Lois; conoce a nuevos sobrevivientes de Krypton; se enfrenta a viejos villanos como Parasite y salva al mundo por vez número un millón. Deja un enorme y hermoso legado para las futuras generaciones. Lo demás lo dejo para que lo busques, lo leas y lo disfrutes.

00

Morrison demuestra que los personajes necesitan buenas historias, que partiendo de elementos (re)conocidos se puede contar algo nuevo, que los buenos guionistas son tan indispensables como los buenos dibujantes. Que los mitos pueden renovarse con talento y esfuerzo. Pero todo es fruto de dos genios modernos en la cúspide de su talento. Un verdadero comic para enmarcar.


¡Gracias Grant Morrison! ¡Gracias Frank Quitely!

¡Gracias Superman!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s