Clown (2014) La payasada de Jon Watts

Aquellos que fueron creados para reír, son también la fobia y el pavor de muchos.

Y aunque bastante se lo debemos al genial Stephen King y su fabuloso IT. También cuentan las historias reales como el estadounidense John Wayne Gacy, asesino serial, conocido como el payaso Pogo, que llegó al record de 33 víctimas. Violaba y asesinaba jóvenes y cuando no lo hacía, divertía a niños en fiestas de cumpleaños con sus payasadas. Vean “Gacy” (2003) de Clive Saunders para más detalles.

En fin, han sabido en el cine sacarle el jugo a este personaje casi hasta el hartazgo, despojándolo de la inocencia y la risa, sumiéndolo en la oscuridad, haciendo de él la cascara rutilante de un demonio. “Balada triste de Trompeta” de Alex De La Iglesia, del 2010, es uno de los ejemplos más acabados de este tipo de personaje.

Y entonces llegamos a Clown, producido por Eli Roth (con su acierto de Hostel en 2005) y dirigido por el debutante Jon Watts.

clown01

Kent (interpretado por Andy Powers) llega a la fiesta de su hijo, disfrazado de payaso, despejando la angustia de su esposa (la actriz Laura Allen) de no haber conseguido uno a tiempo para divertir a los niños. Rápido y sin mucha dilación, algo que se agradece, comienza la historia. Se agradece decía porque a partir de aquí estaremos deseando que termine de una vez.

clown-poster-trailer-3

Sigamos. Resulta que kent no puede quitarse el traje o maquillaje, por más que lo fuerce, frote o intente cortar. Este se pega a su cuerpo como una segunda piel, poseyéndolo de manera rápida, insulsa y poco creativa. Porque el resto de la cinta es eso. Un largo devenir de escenas con idas y venidas sin desarrollo, ni emoción alguna. Christopher D. Ford y Jon Watts, parecen tener una buena idea pero que no logran hacer prosperar, haciendo del guion un compendio tal de estereotipos cinematográficos sobre estas criaturas que da pena, fíjense sino sobre la tradición que Peter Stormare (el ángel caído de Constantine – 2005) narra sobre los payasos. Un delirio innecesario, que hace dudar a uno si está frente a una de terror o una parodia de Mel Brooks (sin querer ofender al maestro de la comedia y la parodia).

clown-blacklight

Veremos morir niños, algo maldito en el cine hollywoodense, toda una declaración de intenciones si se quiere, que no perturba en lo más mínimo, personajes que van y vienen y otras sartas de incoherencias narrativas que ya no daré para no caer en el spoiler.

Entonces, Clown lo intenta, logra algún susto, e inquieta un poco. Pero no pasa de ahí. Cine para TV en pantalla grande, con una clase B que no es atractiva y una historia que en este género, casi independiente que es el payaso asesino, es totalmente intrascendente.

Anuncios

Un pensamiento en “Clown (2014) La payasada de Jon Watts

  1. Pingback: Tom Holland confirmado como el nuevo Spider-Man | EL LADO G

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s